Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. 
Más información

Los diez consejos para conseguir una buena salud bucal.


1. Cepilla tus dientes todos los días
Lo ideal es hacerlo tres veces al día y durante tres minutos. El cepillado correcto se basa en movimientos suaves y cortos.
2. No olvides cepillarte lengua y encías
3. Cambia tu cepillo de dientes con regularidad
Los expertos recomiendan cambiarlo cada tres o cuatro meses.
4. Utiliza un dentífrico con flúor
Ayudan a fortalecer los dientes y evitan la aparición de caries.
5. Usa hilos dentales
Son un complemento perfecto para limpiar las superficies de los dientes donde el cepillo no llega. Se recomienda usarlo una vez al día.
6. Enjuagues bucales
El uso frecuente de colutorios protege tu boca de bacterias.
7. Visita a tu dentista por lo menos una vez al año para prevenir posibles problemas.
8. Come chicles
Los chicles sin azúcar disminuyen el nivel de acidez que se produce en la boca tras las comidas.
9. Dieta sana y variada
Tomar alimentos como el melón, sandía, sardinas o tomates ayudan a conseguir una buena hidratación de tus dientes.
10. Evita golosinas o bebidas muy frías
El azúcar o el frío son perjudiciales para tu boca. Además desgastan el esmalte de los dientes.


Recomendaciones para cuidar la salud dental de los niños.


Es importante supervisar al niño mientras se cepilla los dientes e incentivarlo. Casi la mitad de los niños no se cepilla correctamente los dientes. Según varios estudios, un 43,1 % no se cepilla los dientes en tiempo adecuado y más de un tercio solo lo hace en las piezas delanteras, lo cual podría provocar graves problemas de salud. Un 16,2 % de los niños ya tiene algún empaste y el 12 % alguna extracción.

Para que los niños tengan unos dientes sanos y prevenir la necesidad de realidad intervenciones bucales serias es necesario lograr una correcta rutina de higiene bucal. Debemos animar a los padres a fomentar dichos hábitos de cepillado diario y facilitar unos sencillos consejos para conseguir que los más pequeños logren una buena salud bucodental. Cepillarse los dientes en presencia de los hijos, ya que los padres son modelos básicos en conductas, por lo que es importante darles ejemplo y crear juntos la rutina.

Incentivar, elogiar y prestar atención a los niños durante el cepillado, además de ser una buena manera de supervisar su correcta realización, convierte el cepillado en una tarea divertida. Una tabla de puntos puede ser una buena idea para incentivarles: consiste en seleccionar determinadas conductas para reforzarlas asignándoles un punto o un premio. Visitar al dentista regularmente ayudará a mantener sus dientes sanos.

Es recomendable acudir al dentista al menos una vez al año. Cepillar los dientes después de cada comida, especialmente después de desayunar y al acostarse, ya que son los momentos en los que más bacterias se alojan en la boca. Cepillarse los dientes durante 2 minutos. Un método popular para animar a los más pequeños es poner un temporizador para controlar el tiempo del cepillado. Eliminar de la dieta alimentos demasiado azucarados, dado que el azúcar deteriora el esmalte y provoca caries dentales.

Es importante que los padres hagan que sus hijos tomen conciencia de la importancia de tener una boca sana para que, cuando crezcan, mantengan la rutina y así prevenir problemas graves de salud bucodental.


Así eran los dentistas de hace 14.000 años.


Hace milenios ya existían los dentistas prehistóricos, tal y como muestran los últimos restos encontrados: herramientas de piedra de todo tipo y mandíbulas taladradas, operadas y arregladas. Antes de la llegada de la agricultura, las caries eran muy poco comunes. Los problemas dentales parece que se dispararon a partir del sedentarismo en el momento en el que incluimos más azúcares en nuestra dieta. Lo más fascinante sea las soluciones impuestas a estos nuevos problemas. Los últimos estudios en antropología, los humanos probablemente inventamos a la consulta del dentista incluso antes que la propia civilización.

Algunas herramientas y las calaveras de cientos de individuos que vivieron milenios atrás lo muestran: fueron a visitar a sus dentistas prehistóricos. Las evidencias muestran que algunos de nuestros ancestros eran mucho más capaces de lo que parece. Imaginemos una excavación: encontramos en ella una calavera antigua, de unos nueve mil años, como nos dirán las distintas pruebas, y al observar la mandíbula superior, de pronto, nos topamos con unas extrañas marcas en uno de los dientes. Es raro, porque no parecen hechas por el desgaste de masticar. Más bien parece un agujero, con marcas alrededor. Sí que está desgastado, pero este desgaste está sobre las marcas. Alguien hizo un agujero aposta en el diente y lo vació.

Así operaban los dentistas prehistóricos.

Tratar un problema dental no es sencillo. Lo básico en un dentista es: limpiar una caries (eliminando el tejido dental dañado), eliminar la infección, rellenar la cavidad para evitar nuevos ataques y/o sacar el diente. Todo este proceso es doloroso, pues los dientes tienen un componente vivo importante. Entre los procesos más delicados se encuentra el limpiar la caries, pues hay que "taladrar" el tejido del diente, que es muy duro. Para eso se requieren habilidades especiales, así como herramientas. Las muestras encontradas en estas calaveras de las que hablábamos muestran que los dentistas prehistóricos tenían dichas habilidades. Para comprobarlo, se analizaron ante microscopio, observando las modificaciones para ver sin coincidían las herramientas con las marcas. Y sí, lo hacen.

Los microlitos eran las herramientas usadas por los dentistas prehistóricos. Si viajamos un poco más adelante en el tiempo, sabemos que existen culturas ancestrales que ya conocían plantas medicinales y anestésicos locales (como el aceite de clavo, etc). Probablemente estos dentistas prehistóricos también usaban dichas plantas para ayudar en el proceso. Una operación que no era sencilla pues consistía en horadar, desgastando, con las herramientas. Otras evidencias muestran un proceso de "taladrado" en el diente, con las herramientas. En ocasiones, especialmente para extraer los dientes, se usaban pequeños sílex a modo de martillo y cincel. También se han encontrado evidencias de dientes rellenos con diversos materiales, como cera de abeja, un material excepcionalmente eficaz.

El amanecer de los dientes podridos.

El Streptococcus mutans se alimenta de los azúcares produciendo ácido láctico, que va desgastando el esmalte hasta llegar a la dentina. Como decíamos, uno de los hechos más curiosos de todo este asunto es el punto en el que comenzaron a aparecer las caries de forma masiva en nuestros ancestros. En las primeras sociedades de cazadores recolectores la incidencia de caries es solo de un 5 o 10%. Sin embargo, en las sociedades asentadas y basadas en la agricultura, las caries comienzan a aparecer hasta en el 80% de las personas. Este hecho se puso de manifiesto en 1970 ante las evidencias encontradas en los restos. Una explicación sencilla es el cambio dietético, más rico en hidratos de carbono (azúcares). Sin embargo algunos modelos sociales, sobre todo en Asia, no terminan de encajar con una hipótesis tan sencilla.

Las caries no son otra cosa que el producto de varias especies bacterianas. El protagonista de los dientes podridos es Streptococcus mutans, el cual se alimenta de los azúcares produciendo ácido láctico. Este va desgastando el esmalte hasta llegar a la dentina. En un momento dado, puesto que los huecos son muy pequeños, otras especies aprovechan para invadir la pulpa dental. De ahí vienen las infecciones. Aunque todavía sigue siendo un misterio a medio resolver, está claro que la alimentación (y su cambio) jugó a favor de las caries en la prehistoria. Pero, al menos, sabemos que los dentistas prehistóricos ya estaban ahí para solucionarlo.


¿Cómo elegir dentista?


Es importante que el profesional que le atiende sea licenciado en odontología o en medicina (estomatólogo) y altamente formado y cualificado es su área con título máster o postgrado. Podrá ser atendido de forma excelente y obtener un correcto diagnóstico, planificación y desarrollo del tratamiento de salud para su boca. Los dentistas deben pertenecer a un Colegio de odontólogos y estomatólogos que certifica que pueden ejercer la profesión y podrás solicitar su número de cédula.

Los auxiliares.

Que el personal de clínica que trabaja con la boca de los pacientes sea higienista o auxiliar titulado. Los higienistas son profesionales sanitarios que trabajan la salud oral junto al dentista, actuando como ayudantes y con funciones técnico- asistenciales. Los auxiliares, son profesionales sanitarios que actúan como ayudantes del dentista. Sólo el dentista y el higienista dental están capacitados para trabajar directamente en la boca del paciente. Los auxiliares dan un soporte y apoyo a los dentistas.

La prevención como prioridad.

La clínica dental debe estar comprometida con la salud de sus pacientes. Debe estar orientada en la prevención para mantener la salud de su boca, asesorando siempre al paciente para evitar que aparezcan problemas mayores y evitando así intervenciones muy costosas. En la clínica dental deben preocuparse por ti, conocerte y hacerte recomendaciones que sean óptimas para tu buena salud bucodental: desde cómo cepillarse los dientes o la realización de revisiones regulares, limpiezas profesionales, exámenes periodontales, evaluaciones de la oclusión o las intervenciones preventivas necesarias.

Percibir confianza.

El trato con el paciente es un aspecto fundamental en la atención bucodental. El dentista debe informarte y responderte con interés y amabilidad todas tus dudas hasta que te quedes tranquilo y entiendas todo lo que necesitas para alcanzar una buena salud bucodental. Todo el equipo de la clínica debe ser amable y cercano trasladándote la máxima confianza para depositar tu salud bucodental. El trabajo en clínica debe estar desarrollado sobre protocolos y procesos que garanticen la máxima calidad asistencial. La clínica dental debe ser gestionada con el propósito de cuidar la salud de sus pacientes por encima de los beneficios empresariales y económicos. Es muy importante el valor diferencial de una red de clínicas que mantiene estos fundamentos frente a cadenas cuyo único interés es su beneficio económico a corto plazo.

 Dentistas específicos para cada tratamiento.

Los tratamientos de odontología son cada días más variados y complejos y exigen profesionales cada vez más especializados y formados (higienistas dentales, odontopediatras, endodoncistas, implantólogos, ortodoncistas, etc.) Busca una clínica dental que ofrezca todos los tratamientos de la odontología. Podrás recibir un trato integral mediante el trabajo en equipo de todos los profesionales.

 Tratamientos.

Antes de iniciar el tratamiento necesitas una explicación clara y completa. Deberás recibir información desde el principio, un diagnóstico claro con un plan de tratamiento que incluya qué es lo que van a realizar, la duración del tratamiento, las pruebas necesarias y el mantenimiento posterior. Te deben explicar todas las condiciones del tratamiento o servicio antes de realizarlo y las alternativas (si las hubiera).

Tips para elegir clínica dental.

Tras la finalización de un tratamiento se deben realizar revisiones periódicas que ayudarán a mantener el resultado óptimo del tratamiento. Por ello es muy importante asegurarse que la clínica permanecerá a lo largo del tiempo y por ello es vital la solidez de quien la gestiona.

 Proximidad y accesibilidad.

Es importante que la ubicación de la clínica sea cercana de la residencia o lugar de trabajo. Hay que tener en cuenta que algunos tratamientos necesitan varias citas y pueden alargarse en el tiempo. La cercanía facilita  las revisiones posteriores y además poder acudir a la clínica con cierta rapidez, por si necesitaras trato urgente. Los horarios amplios son importantes para poder adecuarse a las posibilidades horarias de todos los pacientes y ofrecer disponibilidad y flexibilidad a la hora de concertar las citas.

 Tecnología e innovación.

Es esencial que la clínica cuente con tecnología que facilite llevar a cabo los tratamientos necesarios con la mayor comodidad de los pacientes y facilitando al profesional que trabaje en las condiciones más óptimas, para realizar un tratamiento de calidad. Sólo con un equipamiento de calidad y de tecnología avanzada un buen dentista puede realizar los tratamientos que incorporen las ventajas de los últimos avances en odontología y estética dental.

 Materiales de calidad.

Los materiales empleados en diferentes tratamientos como los composites (empastes), implantes, brackets, así como los materiales de prótesis usados por los laboratorios de prótesis concertados por las clínicas dentales, como coronas o carillas, deben ser de máxima calidad y haber superado exigentes estándares de calidad, de proveedores con experiencia y no de fabricantes de países sin ningún control ni certificado de calidad.
En el caso de los implantes que cuenten con años de garantía, es muy importante tener en cuenta que la garantía sea sobre el implante (tornillo) que  sustituye la raíz del diente perdido, y es el que permite la completa actividad de las funciones dentales.
En el caso de tratamientos de ortodoncia, que los materiales sean de alta gama totalmente biocompatibles.

 Presupuesto completo.

El presupuesto debe incluir el importe total del tratamiento, y que no obligue a realizar un pago por adelantado en el caso de tratamientos de larga duración. Poder ir pagando según se vaya realizando el tratamiento es una comodidad para el paciente ya que paga por lo que le han hecho y no al revés.

Los profesionales de la clínica deben dedicar el tiempo necesario para explicarte el presupuesto de manera clara y entendible para que no tenga dudas. Y en cada cita, tienes que saber qué te van a realizar y cuánto te va a costar.

Los precios bajos, pueden ser los más caros.

Los precios exageradamente baratos pueden esconder precios de tratamientos incompletos y surgir pagos posteriores inesperados para poder finalizar el tratamiento y pueden ser consecuencia de que los materiales empleados, la técnica o el tiempo dedicado no sean adecuados y estén por debajo de la calidad asistencial necesaria, dando lugar a tratamientos no duraderos y que exijan posibles repeticiones en un futuro próximo.

El instrumental y material utilizado en Odontología es de avanzada tecnología y tiene un coste elevado. Al final, un precio barato se terminará pagando en algún momento.

 Facilidades de pago.

Algunos tratamientos odontológicos, sobre todo los técnicamente más complejos, tienen un alto valor, entre otras cosas por los materiales que utilizan, y por lo tanto los precios suelen ser altos. Para poder facilitarte y ser asequibles a las economías de los pacientes, la clínica ofrece financiación a sus clientes, ya sea privada, o acudiendo a una entidad externa con la que tenga convenio.

Es conveniente que te informes si el dentista al que vas a acudir puede ofrecer facilidades de financiación de los tratamientos y te genere confianza y estabilidad por su solvencia financiera para atender todas tus necesidades a lo largo del tiempo.
¿Hace cuánto que no vas al dentista?


4 TIPS PARA DENTISTAS QUE TE AYUDARÁ A CAPTAR MÁS PACIENTES.

Si deseas atraer más personas a tu clínica de salud dental, además de conservar la clientela que ya tienes, entonces deberías empezar a pensar en hacer “Marketing” de una manera estratégica.
Contar con buenas técnicas de marketing en el ámbito odontológico tiene una gran relevancia, ya que de este modo se puede alcanzar y captar muchos más clientes. Acá se ofrecen 4 tips para dentistas con el que puedes comenzar a implementar en tu área de trabajo.

Como profesionales se debe poner en práctica ciertos métodos que nos ayuden a conseguir esa meta de llegar a tener un mayor flujo de pacientes y así lograr obtener mejores beneficios para poder desenvolvernos de un modo más eficaz en el desempeño laboral.

Se suele pensar que el Marketing en internet es solamente para las grandes empresas, pero nada más lejos de la realidad, ya que los profesionales de cualquier rama lo usan en sus actividades cotidianas. Siguiendo estos tips para dentistas podrás llevar tu práctica dental al siguiente nivel:

 Haz que te conozcan

Cada día son más las personas que acceden a servicios en línea, una página web de tu clínica de salud dental será tu hogar virtual en la red, de ahí la importancia de crear una que tenga un diseño atractivo, sencillo y funcional, que aliente a tus pacientes a visitarte y permanecer en ella.  Lo principal es que tu página posea imágenes de tu consultorio, de quienes forman parte de tu equipo, qué tipo de servicios ofreces, tu ubicación física, teléfonos donde puedan solicitar citas y tus redes sociales.

Utiliza las redes sociales

Las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, entre otros, son unas de las principales herramientas con las que también puedes darte a conocer, puesto que a ellas acceden un gran número de usuarios diariamente con el que puedes ofrecer tu producto o servicio sin pagar absolutamente nada de dinero por ello.
Además una cuenta en las redes sociales te permitirá estar en contacto con tus pacientes, postear fotos y videos de tus tratamientos y servicios, mostrar tus datos y ubicación, ofrecer consejos, realizar concursos, hacer encuestas y tener publicidad boca a boca, siendo este último un detalle muy importante puesto que según el “estudio de Nielsen” sobre las redes sociales, más del 90% de las personas confían más en las recomendaciones dada por un amigo que en los anuncios en línea.

Contacte a sus pacientes

Los Boletines electrónico o “Newsletter” son otro medio efectivo para comunicarnos con nuestros clientes o suscriptores, casi  todo el mundo tiene una dirección de correo electrónico, nos permite además de mantenernos en contacto con ellos enviar nuestras novedades, promociones exclusivas, tratamientos, descuentos, concursos y publicidad. Un buen recurso para ello es Mailchimp.com que te permitirá gestionar hasta 2 mil suscriptores gratuitamente y enviar cerca de 12 mil correos al mes.

Da a conocer tu ubicación física

Este punto importante porque generalmente se suele colocar la dirección del consultorio solamente en la página web y a la hora de realizar la búsqueda de tu ubicación real en el mapa, se les hace difícil el trabajo a los motores de búsquedas como Google. Existen aplicaciones de geo-localización como Foursquare, Google Plus Local que aparte de ubicarnos en un mapa virtual, permiten que los usuarios registren su presencia en nuestro negocio y recibir sus recomendaciones.


¿Tienes miedo de ir al dentista?

 

Conoce seis tips que te ayudarán a combatir esta fobia.
Si alguna vez has tenido caries —algo bastante probable, teniendo en cuenta que entre el 60% 90% de los niños y el 100% de los adultos las tienen, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)— conocerás el desagradable sonido que emite el pequeño taladro de los dentistas.

Es más, solo con pensarlo recordarás esa desagradable sensación que recorre el cuerpo cuando se acerca a los dientes. Y es solo uno de los muchos tratamientos que provocan que el 15% de la población tenga pánico a acudir al dentista, también según la OMS. Los expertos lo denominan odontofobia y se trata del miedo al dolor y a la ansiedad que podemos llegar a vivir en una cita al odontólogo, explican desde la clínica dental Ferrus & Bratos.

Pero es fundamental cuidar la salud dental, así que hay que pasar por la consulta del dentista. No solo para tener una bonita sonrisa, sino porque «la falta de atención puede generar enfermedades periodentales, que aumentan el riesgo de padecer diabetes o de sufrir un infarto», aseguran desde el centro. Este tipo de dolencias afecta a entre el 15% y el 20% de la población adulta de entre 35 y 44 años.

Para evitar que esto ocurra, simplemente hay que acudir con regularidad al dentista, recomiendan desde la Asociación Dental Americana, donde explican que la frecuencia debe recomendarla cada especialista guiándose por las necesidades del paciente. Y para los que formemos parte de ese 15% que padece fobia, los expertos de Ferrus & Bratos tienen algunos consejos:

Elegir un dentista de confianza: “Antes de empezar cualquier tratamiento, es fundamental solicitar una cita con el odontólogo que lo va a llevar a cabo y poder tratar con él los miedos e inquietudes que tengamos».

Pedir la cita por la mañana: «Así, evitaremos pensar en ello todo el día».

Acudir acompañados y mantener la mente ocupada leyendo o escuchando música: «Estar entretenido durante el tiempo de espera ayudará a disminuir los nervios y la ansiedad».

Practicar técnicas de relajación para «controlar la respiración o respirar de manera profunda».
Escuchar música durante la cita: «Evitará que escuchemos el ruido del instrumental»


Tips para ser el Odontólogo preferido de los pacientes.

La calidad en el servicio no solamente debe preocupar a los establecimientos comerciales. Los médicos y, en este caso los Odontólogos, deben tomar en cuenta muchos factores para garantizar la satisfacción total de sus pacientes. Por lo general, un paciente que se encuentra satisfecho con su Dentista no tendrá motivos para cambiar de médico, por el contrario, un paciente contento siempre recomendará a su Dentista.

Aquí algunos tips para ser el Odontólogo preferido de los pacientes:

Respetar el horario de la cita del paciente.

Saludar en cada sesión por su nombre.

Establecer una breve conversación mostrando interés por otros temas personales del paciente, por ejemplo: revisar la fecha de cumpleaños y felicitarle si la cita es cercana a su fecha de cumpleaños, darle seguimiento a una plática anterior, preguntar por su familia, sus hijos, novio (a), escuela etc.

Brindar en todo momento trato amable, respetuoso y profesional, tanto del Dentista como del personal del consultorio.

La ubicación del consultorio deberá ser, preferentemente, de fácil acceso, contar con facilidad de estacionamiento y vías de transporte público. Hoy día, ya existen varios consultorios que incluso cuentan con el servicio de valet parking para sus pacientes.

Que el consultorio se encuentre siempre limpio, ordenado y con tecnología actualizada. Tanto el  Dentista como el personal siempre deberán portar vestimenta adecuada y pulcra.

Costos accesibles.

Contar con varias alternativas de pago: tarjetas de crédito, débito y cheques, así como ofrecer promociones atractivas. Diversidad en los horarios y días de atención.

Contar con especialistas dentro de la misma clínica, o bien que acudan a alguna valoración si el paciente lo requiere.


¿Cuántos tipos de dentistas existen?

Las consultas periódicas con el dentista son parte de la responsabilidad que todos debemos tener para conservar nuestra salud bucal, por ello es prioridad tener en cuenta los tipos de dentistas que existen. Con esto, estaremos preparados al momento de asistir a cualquier consulta y podremos escoger con inteligencia al momento de sufrir cualquier molesta o de asistir a cualquier tratamiento rutinario.

Aunque la mayoría de los dentistas con los que tratamos son especializados en todo tipo de revisión o tratamiento para toda la familia, es necesario destacar que hay algunos especializados en ramas específicas de la odontología. Primero está el dentista general, casi el 90 por ciento de los dentistas son generales. Son profesionales que se encargan del cuidado oral en general y son los que realizan la mayoría de los cuidados y tratamientos más comunes. Los dentistas más comunes hacen limpieza general o reparación de dientes que procuran nuestra salud bucal.

¿Cuántos tipos de dentistas existen?

Entre otros tratamientos, los dentistas generales hacen colocación de coronas, hacen también el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades bucales y dentales específicamente.
Cabe destacar que para mantener el cuidado dental de forma constante es de suma importancia mantener y contar con el respaldo de un seguro dental de confianza, ya que con esto no solo podrás garantizar el descuento en todas las consultas y los tratamientos, también contarás con una excelente inversión que procure el ahorro de tu tiempo y dinero.

En ese sentido, al momento de necesitar cualquier tratamiento para tu salud bucal y cuando solicites una consulta a través de tu seguro dental es importante que tomes en cuenta los distintos tipos dentista que existen: Los dentistas especialistas, además de poseer los conocimientos generales, cuentan con más años de formación en el resto de ramas de la odontología, están especializados entonces en un campo particular de la misma.

Especialidades de dentistas.

El ortodoncista es uno de los especialistas de la salud bucal más conocidos, este se encarga de arreglar los problemas de mordida incorrecta, es decir, aquellos casos donde los dientes superiores e inferiores no encajan a la perfección.

Por lo general, esta problemática en la salud bucal se soluciona aplicando el reposicionamiento de los dientes, cuestión que se consigue mediante aparatos ortodónticos, los cuales permiten conseguir una alineación precisa en las mandíbulas y en los dientes, evitando entonces, cualquier molestia o problemática en la mordida. Ya que este mantiene una gran responsabilidad estética, es importante que cuentes con la asesoría indicada al momento de contactar a cualquier especialista en ortodoncia.

Para garantizar ser atendido por el mejor especialista es fundamental que cuentes con el mejor asesoramiento posible, podrás obtener este siempre que tengas a tu disposición el apoyo y la confianza de tu compañía de seguro preferida. Los seguros dentales suelen tener una gama de opciones para que puedas asistir al ortodoncista que mejor se ajuste a tus necesidades.

Endodoncia y periodoncia.

La endodoncia es otra de las especialidades más importantes dentro de la salud bucal, el prefijo “endo” significa dentro. El endodoncista se encarga de tratar toda la red de tejidos internos que poseen los dientes, también conocido en ocasiones como “nervio” o “pulpa dental”, cuyo tratamiento más común es la endodoncia. Es importante destacar que conseguir un buen endodoncista depende en gran medida que estés asesorado por una empresa de seguros seria y confiable. Asimismo, como el endodoncista trata el tejido interior de los dientes, el periodoncista se encarga de tratar el alrededor del tejido dental.

Por su parte, el periodoncista se encarga de tratar todos los tejidos que se encuentran alrededor de los dientes incluyendo las encías y el hueso. Estos especialistas son aquellos que tratan enfermedades tales como la gingivitis y la periodontitis; se encargan de realizar implantes dentales y la cirugía cosmética de la encía como el alargamiento de la corona o el injerto gingival.

Tratamientos como estos pueden resultar sumamente costosos, tal vez consideres que son impagables y en consecuencia que no eres capaz de costearlos, sin embargo, para evitar este tipo de situaciones es imprescindible que cuentes con el apoyo de un seguro dental. Con seguro dental tendrás el descuento que necesites dependiendo de tu plan de salud bucal, y el asesoramiento necesario para cuidar siempre de tus dientes y poder mantener tanto como sea posible tu nivel de calidad de vida, evitando molestias innecesarias por enfermedades que tan solo requerían precaución.

Cirujanos orales.

Otro de los especialistas dentales más importantes son los cirujanos orales, encargados de tratar problemáticas en toda la boca y los dientes, incluso en zonas del cuello y la cabeza. Los procedimientos de rutina para estos especialistas son por ejemplo cuestiones como la remoción de las muelas del juicio, para este tipo de extracciones los cirujanos dentales son especialistas. También se encargan de colocar implantes dentales, cirugías de mandíbula o la extracción de rumores y quistes. A pesar de que la extracción de las muelas del juicio puede ser realizada por un odontólogo general, es necesario el conocimiento en cirugía dental, por eso es vital el conocimiento del cirujano oral, especialmente en casos donde el diente está clavado entre el diente y bajo la encía. 
Cargando
Cargando